Muerte y destruccion: corriendo sin parar…