Archivos de la categoría Kashan y Maranjab

De camino a Oriente Medio (11): Iran; Kashan

Pero el viaje a Iran no acaba aqui. Habia 3 ciudades que debia visitar si o si. Kashan, Shiraz e Isfahan. Las dos ultimas se encontraban a muchos cientos de kilometros, lo que haria muy dificil que pudiese ir y volver en el mismo dia. Habia calculado mal a nivel de logistica, e iba a ser imposible ir a una de estas dos ciudades sin coger un vuelo (lo cual iba a ser un palizon, ya que el aeropuerto de Teheran se encuentra casi a 70 km de donde me hospedaba), y con el security check y todo eso iba a ser bastante rollo. Al final, decidi quedar con locales (como de costumbre) y ver que me podian ensenar. Por suerte decidieron llevarme hasta Kashan y al desierto de Maranjab. Estamos hablando de una distancia de casi 300 km solo para ir. Eso significa que la persona que se ofrecio a llevarme, haria casi 600 km; de los cuales muchos de ellos serian completamente fuera de camino y por el desierto; muy muy duro.

Y por supuesto ni lo dudeis, no me dejaron pagar la gasolina, ni la comida, ni la bebida, ni los tes o cafes, y aun por encima me dieron las gracias por haber sido tan amable. La verdad es que esta gente es maravillosa.

Comenzamos el viaje hacia Kashan

Saliendo de Teheran

Los primeros km saliendo de Teheran

Menudas instalaciones tienen por aqui

Pasando cerca de la Milad Tower

Pasando por la ciudad de Qom

Casas tipicas cerca de la ciudad de Kashan

En la ciudad de Kashan, gente de lo mas variopinta

Sintonizando la radio en Kashan, Iran

Creando una nueva ciudad de 0, cerca de Kashan

Saliendo de Kashan, cerca del desierto de Maranjab

En el desierto de Maranjab

El 4×4 nos va abriendo camino

Camellos en el desierto de Maranjab, Iran

Camellos completamente salvajes

Eran tan salvajes, como los domingueros que llegaron que se hacian selfies

Los domingueros en el desierto de Maranjab, parte 1

Los domingueros en el desierto de Maranjab, parte 2

La verdad es que eran muy curiosos, solo querian que les diesemos comida

Los domingueros a gritos en el desierto de Maranjab

Nuestro centro de operaciones, donde ondea la bandera pirata

Una especie de castillito en medio del desierto, donde poder descansar

Decidimos meternos dentro del castillo y pasa esto…

Pelea en Iran, round 2

Seguimos camino por el desierto de Maranjab, la arena nos hace derrapar

Entrando en la zona desertica despues de Kashan

Dandole cera en el desierto de Maranjab

De pronto aparece lo que parece una carretera, con unos baches increibles

Nos cruzamos a dos autobuses estancados intentando salir del desierto

Brutal bajada de un todoterreno por las dunas de Maranjab

Bajada en coche en las dunas del desierto de Maranjab

Bajada en coche en las dunas del desierto de Maranjab, todavia mas dificil

Subida en moto en las dunas del desierto de Maranjab, Quien da mas?

Carrera, a ver quien llega antes

Y no podia faltar una buena multa, por correr demasiado. Eso si, nosotros estabamos felices porque estabamos escuchando al Camela version Irani.

A la vuelta decidimos por supuesto parar en Kashan, y ver su hermosa mezquita

Esto que veis no es un museo, es la casa de un importante hombre de negocios

Por supuesto con sus fuentecitas y jardines, increiblemente bonito

Nos salimos de la casa de negocios y vemos casas mucho mas tradicionales

La mezquita con posiblemente los dos Imanes mas importantes iranies. Recordemos desde aqui la importancia de los imanes, sin ellos, nuestras neveras serian blancas monocolor. Gracias a los imanes, podemos tener neveras de todos los colores con los que jamais hayais sonado, e incluso podreis usarlos de pisapapeles y dejar vuestras notitas para que el siguiente, tenga que leer vuestras historietas y notitas y asi les de un atracon de comida. Si aun no sabeis valorar el poder de los imanes, quiza debais ver este video y salir de vuestra mas profunda ignorancia.

Canticos en las casas tipicas de Kashan, Iran

Otra zona de las casas tradicionales en Kashan

Y despues de una ruta tan larga, habia que hidratarse, color radioactivo

Y despues de todo este viaje tan largo, habia que volverse a Finlandia. El problema iba a estar que me tocaria (como siempre), viajar de noche. El vuelo lo tendria a eso de las 4 de la manana, lo peor es que no iba a poder dormir, porque se que tenia que estar unas 3 horas antes en el aeropuerto. Que significaba eso? pues en un lugar normal, que hasta las 12:00 podria intentar dormir algo, pero claro, Teheran no es un sitio normal. Es una ciudad de 15 millones de habitantes (18 si contamos el area metropolitana -y eso gracias a que hay zonas de la ciudad que ahora han pasado a ser ciudades independientes, sino oficialmente serian facilmente 20 millones-). Eso implica, que el aeropuerto lo hayan hecho bastante lejos de la ciudad para evitar congestiones dentro de la propia ciudad (imagino). El tema es que el aeropuerto esta a casi 70 km. Por lo que tendria que salir a eso de las 23:00 de la noche. Vamos, que no iba a dormir, y llegaria a Finlandia al mediodia del dia siguiente, habia que aguantar.

A todo esto, durante el trayecto, el taxista estaba muy interesado en conocerme (como la mayoria de la gente de por aqui). Con su escaso Ingles me iba diciendo que le gustaba mucho el Real Madrid (llevaba un escudo enorme en su movil), y por supuesto que su jugador favorito era Cristiano Ronaldo, cagate lorito. Segun el, era jugador de futbol profesional, pero en Iran, es muy dificil dedicarse profesionalmente a eso, asi que a tiempo parcial llevaba este taxi parecido a Uber (llamado snapchat).

Pero aqui viene lo mas gracioso de todo es que durante el camino me pregunto (como buena persona educada y atenta) si podia poner musica. Le dije que por supuesto… y comenzo a ponerme su repertorio… debia haberlo previsto, sabiendo sus gustos futbolisticos no podia salir nada bueno de ahi. Pues bien, el tema es que el pavo comenzo a poner Justin Bieber, las Spice Girls y demas bazofia. No llegamos al Reggeaton de milagro.

Al llegar, pague lo que costaba el taxi, ni un centimo mas. El tipo fue muy muy honesto, porque sabia que si se quedaba la vuelta (que no era mucho), posiblemente no le diria nada, pero el tipo nada mas le di el billetazo de 500.000 riales iranies, me dijo “wait a moment, sir”, para asegurarse de que no me iba sin la vuelta. Rapidamente salio del coche para abrirme la puerta por el otro lado, como si fuese un principe o algo asi, me sentia como un Rey. Pero es que me dijo si podia hacerse fotos conmigo y se tiro como 12 selfies conmigo al lado. Pero aqui no acaba la cosa, me pregunto si le podia dar mi numero de telefono para que me agregase a whatsapp. Asi que ahora tengo un nuevo amigo irani, y es taxista.

Superada la prueba del taxista pues, intento pasar la siguiente. Pasar los 3 controles con mis cuchillas de afeitar (me compre unas e iban tan bien y estaban tan bien de precio, que decidi comprarme un monton para no sufrir en el futuro en Finlandia). Sabiendo que no se pueden llevar objetos cortantes en la mochila de mano, decidi meterlo debajo del todo. Asi que para llegar hasta ellas, primero habia que atravesar una multitud de capas interminable de ropa, incluida la ropa sucia y un monton de cables. Calcetines sueltos y calzoncillos, puestos de manera estrategica para que nadie en su sano juicio decidiese intentar tirarme las cuchillas de afeitar. De 5… 5 cuchillas! Leeros este articulo.

El tipo del ultimo control lo intento, pero al final me dijo, “what it is that. Ok, it is ok.” al ver que se le caian los calcetines por los lados. Asi que prueba superada…

Pero espera, no… no tan rapido. You don’t mess with iranian customs. Iba a haber una venganza. Y el tema es que llevaba una caja en la mano que por supuesto pasaron por rayos. Me pidieron abrirla, obviamente no me opuse. Cuando vieron lo que llevaba, que era esto, surgieron los primeros problemas.

Era una replica a tamano real (y peso) de la Copa del Mundo de Futbol. Me dijeron que no podia sacarlo del pais, que era ilegal y que estaba prohibido. Les dije que era un souvenir que acababa de comprar en la Torre Milad, pero no hubo forma. Me seguian diciendo que era completamente ilegal y que lo que estaba haciendo iba en contra de la ley.

Les intente explicar que era una replica y que aunque fuese real, Iran no habia ganado todavia ninguna Copa del Mundo de Futbol, y que por lo tanto no estaba sacando algo que era del pais en el peor de los casos. Obviamente ellos no entendian que era, solo veian que era un objeto dorado, que pesaba un cojon y que estaba convenientemente envalado; por lo que parecia muy preciado y muy caro. Estuvimos charlando un rato. Les segui insistiendo que Iran no era buena en futbol… bueno, al menos no tan buena como Brasil, Italia, Alemania o Espana. Al final y viendo al plasta espanol decidieron ceder; “ok, go”. Aunque creo que es porque aqui la gente tambien es mas empatica; y podemos considerar a los guardias de frontera como gente.

Si! prueba superada! me vengo a Finlandia con la Copa del Mundo de Futbol!

Asi que gracias a que decidi hacer mi viaje a Iran, ahora puedo decir que me he ganado la Copa del Mundo de Futbol. Que en antano era un jugador de futbol que debuto en el Levante UD cuando estaba en 2a Division B de la Liga Espanola y que pronto ascendi en mi carrera profesional. Mas tarde salte al Recreativo de Huelva (para quien no lo sepa el equipo mas antiguo de Espana) y enseguida al Alaves. Finalmente tuve mi oportunidad estelar en el Atletico de Madrid, donde debute con Pepe Murcia como entrenador (ya que el cabron de Arrigo Sacchi no me sacaba nunca). Pero por desgracias de la vida, una lesion de ligamento cruzado acabo con lo que prometia iba a ser una carrera estelar. Tan estelar, como fugaz. Debido a dicho fracaso ahora me debo prostituir por un infimo salario como informatico programando en Cobol, Fortran 77 y Basic.

Y asi, sin gloria ni pena, nos despedidmos de la 11a y ultima entrada sobre nuestro viaje a Oriente Medio. Hasta la proxima!